La trayectoria del artista, desarrollada a lo largo de cinco décadas, le convierte, junto a Bernd y Hilla Becher, en una de las figuras más influyentes de la fotografía alemana de posguerra.

Su obra rastrea las huellas de la sociedad contemporánea, intercalando instantáneas del paisaje urbano y de sus habitantes.

Nacido al terminar la Segunda Guerra Mundial en Berlín Oriental, Schmidt escapa con su familia en 1955 a la zona occidental, donde fotografió los barrios de la ciudad con un estilo sobrio derivado de la tradición documental estadounidense.

De formación autodidacta, comenzó a tomar fotografías en 1965, cuatro años después de que se levantara el Muro de Berlín.

En 1976 participó en la fundación del Werkstatt für Photographie [Taller de fotografía], parte del centro de educación para adultos Volkshochschule de Kreuzberg, lugar que llegó a convertirse en foro de intercambio de prácticas y saberes entre fotógrafos europeos.

Sus proyectos y la relación de su trabajo fotográfico con su ciudad natal se inició con las series de los distritos de Berlin-Kreuzberg (1969-1973) o Berlin-Wedding (1976-1978) que, junto con Berlin nach 45 [Berlín tras el 45, fotografiada en 1980, pero solo publicada en 2005], poseen un carácter documental.

En Waffenruhe [Tregua, 1985-1987] usa el medio como herramienta para la expresión subjetiva, dando lugar al psicodrama de una ciudad aún dividida, en plena Guerra Fría, que forma parte de una generación alemana “sin futuro”.

La inmediatez expresionista de Waffenruhe deriva en un proyecto más denso, complejo y exigente, Ein-heit [U-ni-dad, 1989-1994], presentada en el MoMA de Nueva York en la primera exposición dedicada a un fotógrafo alemán en décadas.

La atenta mirada de Schmidt se alejó de la ciudad de Berlín en series como Frauen [Mujeres, 1997-1999] o Irgendwo [En algún lugar, 2001-2004], en torno al campo alemán, y viró hacia preocupaciones más globales en su último proyecto: la serie sobre comida Lebensmittel [Alimentos, 2006-2010] (literalmente, “medios para vivir”) con la que ganó reconocimiento internacional y que le llevó a viajar por Europa para fotografiar la industria alimentaria.

Schmidt aborda las series fotográficas teniendo en cuenta el medio en el que van a presentarse, pensándolas en conjunto a modo de instalaciones para el espacio expositivo, o en cuidados fotolibros a los que aporta su detallada visión artística.

La exposición incluye alrededor de 350 retratos, paisajes, naturalezas muertas y vistas urbanas que, junto a maquetas de libros y material de archivo, presentan el conjunto de la producción artística del fotógrafo.

Dónde y cuándo ver la exposición de Michael Schmidt

Puedes ver la retrospectiva en el Museo Reina Sofía hasta el 28 de febrero de 2022.

Los horarios del Reina Sofía son lunes, miércoles, jueves, viernes y sábado de 10 a 21 horas. Los domingos de 10 a 14:30 horas. Los martes está completamente cerrado.

Tienes acceso gratuito al museo todas las tardes de 19 a 21 horas y los domingos de 13:30 a 14:30 horas.

¿Has visto la exposición? ¿Qué te ha parecido? Te leemos en comentarios.

Por Jordi San Ildefonso

Periodismo y comunicación. Especialista en marketing cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.